• default color
  • color1 color
  • color2 color
  • color3 color

infmas1103

En todos los deportes, sean de competición o no, individuales o colectivos, se deben marcar objetivos para saber qué, cómo, cuándo y cuánto entrenar.

Cuando planificamos la temporada los entrenadores empezamos con el diseño del calendario y la preparación de los ciclos de trabajo: pretemporada, periodos de vacaciones, momentos clave, estadios donde el rendimiento debe ser el máximo, etc. De esta forma sabremos cuánto debemos apretar y cuándo podremos hacer entrenamientos más relajados o dedicarnos a tareas de afinación de técnica individual más complementarias.

Esta programación va de lo general a lo concreto y aterriza en la preparación de cada sesión de entrenamiento. Una vez metidos en competición, los resultados de los partidos y los repasos de los vídeos de los mismos nos permiten medir los resultados de la planificación. De esta forma es más fácil para nosotros corregir o modificar aspectos puntuales. Es lo que se llama retroalimentación.

Cuando un objetivo se alcanza la satisfacción es enorme, reafirma el trabajo planificado y aporta un grado extra de moral en todo el equipo. No solo son los resultados y la clasificación al final de una competición ganada a lo que me refiero sino a esas pequeñas victorias cuando un jugador determinado rompe, cuando una sistemática defensiva se enseña, se afianza y funciona, o cuando estrategias de ataque se aprenden y resultan eficaces.

En la jornada de este fin de semana, el sábado, disputamos dos partidos en Cádiz, los dos contra sendos equipos de San Felipe Neri. Por la mañana contra los jugadores de primer año. Ganamos sin muchas dificultades en el global de los 50 minutos aunque en la primera parte los nuestros parecía que pensaban más en el encuentro de la tarde que en ganar el que estaban jugando. Tras una llamada de atención en el vestuario a la finalización de la primera mitad se consiguió enderezar la situación y vencer con solvencia.

En sesión de tarde tocaba el partido más difícil de los celebrados hasta la fecha, contra el equipo de segundo año del colegio San Felipe. Partido aplazado de la jornada 15 y que nuestros amigos gaditanos tuvieron la gentileza de acceder a celebrar el mismo sábado a las tres de la tarde en vez de hacerlo al día siguiente por la mañana tal y como dispuso la Federación.

Este equipo solo había perdido en toda la liga un partido, el disputado frente a nosotros en Algeciras en la primera vuelta. Aunque matemáticamente ya clasificado para el campeonato de Andalucía quería ganarnos para igualar a puntos con nosotros y con la esperanza de conseguir la renta suficiente de goles que le permitiese superarnos en todo lo alto de la tabla clasificatoria. Pusieron todo su empeño y buen hacer en ello. De inicio se adelantaron 2 a 0 en el marcador y se mostraban sólidos en defensa y contundentes en ataque. Nos costó entrar en el partido.

A diferencia del encuentro jugado por la mañana en esta ocasión cambiamos nuestra defensa 3:3 por otra más cerrada pero también profunda, la 3:2:1. En ataque intentamos llegar a su portería con penetraciones iniciadas desde los extremos pero que no dieron el resultado apetecido. Aspecto a mejorar. Desde el trabajo de los laterales fue como conseguimos marcar gol, sobre todo con Nacho, eficaz en acciones de 1X1 y lanzamiento. Nuestra defensa funcionó y concedimos 8 goles en la primera mitad y 9 en la segunda, buen trabajo habida cuenta de que el equipo de San Felipe Neri A llevaba 481 goles marcados en 16 partidos, una media de 30 goles por encuentro.

Concluyendo, ganamos por la mañana 12 a 33, más de la mitad de los goles encajados desde los 7 metros. Por la tarde vencimos 17 a 25. Al final ambos equipos celebramos nuestra clasificación para el campeonato de Andalucía y nos deseamos suerte en el sorteo.

Según la planificación de la temporada, primer objetivo cumplido. Somos campeones de la liga a falta de una jornada, estamos invictos y hemos conseguido mantener un porcentaje de goles encajados de tan solo unos escasos 10 tantos por partido. Ahora, a por el siguiente objetivo: afrontar el Campeonato de Andalucía y quedar entre los cuatro primeros para poder acceder a las fases del campeonato de España. Tarea muy difícil pero no imposible. Dependerá mucho de los equipos que nos toquen en la fase de grupos y del cruce de cuartos de final. A ver si tenemos suerte y nos respetan las lesiones. Según lo programado toca aumentar un grado la intensidad en el trabajo diario para afinar, ajustar y llegar en las condiciones óptimas de competir contra los mejores. A ello nos vamos a dedicar las próximas semanas.

La ficha del partido celebrado por la tarde contra el subcampeón de liga arrojó los siguientes datos:

Nº 1 Alejandro Benítez, portero. 9 goles encajados de 16 lanzamientos. Casi un 50% de efectividad.

Nº 12 Adrián Pérez, portero.  8 goles encajados de 12 lanzamientos. Casi un 33% de efectividad. Acudió al partido convaleciente de unas fiebres que sufrió en la víspera.

Nº 23 Hugo Ríos, lateral derecho.  0 goles marcado de 1 lanzamiento. 2 pérdidas de balón. 1 exclusión de 2 minutos.

Nº 11 Darío González extremo derecho.  1 gol marcado de 1 lanzamiento. 2 pérdidas de balón y 1 recuperación.

Nº 13 Alberto Sanz, extremo derecho.  5 goles marcados de 6 lanzamientos. 1 pérdida de balón.

Nº 29 Samuel López, extremo izquierdo.  1gol marcado de 1 lanzamiento. 1 recuperación de balón. 1 exclusión de 2 minutos.

Nº 10 Mario Pecino, lateral izquierdo. No convocado por estar enfermo.

Nº 24 Nacho Gómez, lateral izquierdo.  8 goles marcados de 10 lanzamientos. 3 pérdidas de balón y 2 recuperaciones.

Nº 2 Fran Herrera, extremo izquierdo.  No convocado por motivos familiares.

Nº 8 Gonzalo López, lateral derecho. 4 goles marcados de 6 lanzamientos. 0 pérdidas de balón y 2 recuperaciones. 1 exclusión de 2 minutos.

Nº 7 Sergio Díaz, pivote.  2 goles marcados de 4 lanzamientos. 1 pérdida de balón y 0 recuperaciones.

Nº 5 Daniel Sánchez, central.  0 goles marcados de 0 lanzamientos. 1 pérdida de balón y 0 recuperaciones No entrenó durante toda la semana ni jugó el partido de la mañana por estar renqueante de una lesión de tobillo. Aportó lo suficiente para dar consistencia al equipo.

Nº 14 Antonio Pavón, pivote.  2 goles marcados de 4 lanzamientos. 1 pérdida de balón y 0 recuperaciones.

Nº 15 Jaime Sánchez, lateral. 3 goles marcados de 7 lanzamientos. 1 pérdida de balón y 1 recuperación.

Un sueño no se convierte en realidad por arte de magia, requiere sudor, determinación y trabajo duro.

Colin Powell, General de Cuatro Estrellas del ejército de los EEUU.

Hasta la próxima crónica, buena semana y buena suerte.