Powered by JLSuperBanners
  • default color
  • color1 color
  • color2 color
  • color3 color

pastedImage

Gran juego el ofrecido por el Infantil Promesas en su desplazamiento a Cádiz para jugar contra el San Felipe Neri el sábado 2 de diciembre en una mañana soleada pero muy fría.

Antes del partido, en la charla de motivación, estuvimos hablando del rival y de los objetivos que queríamos alcanzar en esta doble jornada de sábado y domingo, ya que nos enfrentábamos a los dos equipos que con nosotros comparten los mismos puntos en la clasificación: Barbate y San Felipe Neri A. Los jugadores estaban un pelín nerviosos pues acudíamos al partido con sensibles bajas y porque íbamos a jugar contra el mismo equipo se desplazó a Algeciras la semana pasada para enfrentarse al líder de la clasificación, nuestros compañeros del Algeciras A, y que dejó una imagen muy buena de juego, lucha y solidez. Así pues, el mensaje fue el siguiente: juguemos a balonmano sin mirar el marcador, plasmemos en la cancha lo que hemos practicado en los entrenamientos y decisión. Y vaya si lo hicieron.

Jugamos una primera parte para enmarcar. Defensa adelantada para cortar la muy buena circulación de balón de los gaditanos, especial atención a sus extremos y anticipación. En ataque, ante su cerrada defensa 5:1, trabajo de desmarque, de recibir bola en movimiento y movilidad. Continuamente me preguntaban los chavales ¿cómo vamos? y mi respuesta siempre era la misma "no me importa, lo que me importa es el juego" A la finalización de la primera parte el marcador reflejaba empate a 11.

En el descanso intentamos corregir algunos desajustes e iniciamos los siguientes 25 minutos con renovada ilusión. Pero un lance del juego marcó el devenir de los acontecimientos. Gonzalo, nuestro jugador más efectivo en la cancha hasta el momento, con 5 goles, cortó un balón en anticipación y cuando encaraba la meta rival, sufrió un placaje más propio del rugbi que del balonmano que le dejó lesionado para el resto del partido. Sufrimos además 5 exclusiones, 4 de ellas en la segunda mitad, dos a nuestro jugador central Antonio y otras dos a nuestro avanzado central Dani, que les limitaron en sus posteriores acciones defensivas. Pero donde más padecimos fue en ataque. Perdimos fluidez en la circulación del balón, profundidad en los desmarques y cometimos errores de precipitación e inseguridad. Consecuencia, que frente a los 11 goles de la primera mitad, pudimos macar solo 7 en la segunda.  Al final perdimos el partido por 23 a 18.

Perdimos el partido sí, pero ganamos en juego, en confianza, en motivación. Enfrentarse en estas categorías a un equipo bien entrenado y con un año más de edad, que es un hándicap considerable, y hacerlo de igual a igual, es para reconocérselo a nuestros chavales. Dieron la cara, se pusieron hasta por dos goles de ventaja, jugaron todos y disfrutaron todos.

En el capítulo de destacados, todo el equipo, incluso los ausentes Alberto, Darío y Víctor que entrenan como jabatos y nos apoyaron desde su casa. No quiero despedirme sin mencionar al renacido Fran que metió cinco goles y que jugó totalmente repuesto del golpetazo en la cara que sufrió en el último entrenamiento y que le obligó a abandonar la sesión.

Para hoy domingo día 3 otra prueba fuerte, frente a CB Barbate, segundo en la liga, y con un jugador muy grande y muy bueno en sus filas que marca casi la mitad de los goles de su equipo. A ver cómo se nos da y a ver cómo tenemos el hospitalillo. Pero de eso hablaremos en la siguiente crónica.