• default color
  • color1 color
  • color2 color
  • color3 color

bmca

Cuando se llega a un club deportivo por primera vez, en la mayoría de los casos porque alguno de nuestros hijos quiere practicar un deporte, no conocemos la idiosincrasia de este tipo de entidades. En muchas ocasiones las confundimos, por tener que abonar una cuota, con otras que también ofrecen un servicio y que cobran por ello una cantidad concreta. Pongamos por ejemplo un colegio privado o, más relacionado con el deporte, un gimnasio.

La gran diferencia está en que esos negocios están creados con una finalidad mercantil, a la que seguro se le unen una parte vocacional muy importante. Pero su último fin, como empresa, es generar riqueza, objetivo totalmente lícito. Es difícil o imposible encontrar en ese ámbito a personas que trabajen gratis. Por lo tanto, esas empresas, a los gastos que tienen que afrontar (nóminas, seguros sociales, transporte, administración, etc…) deben sumarles los beneficios que pretenden conseguir sus propietarios. Toda esta suma se divide por los alumnos o usuarios y esa cantidad es la que se paga.

En un club deportivo ocurre en muchas ocasiones todo lo contrario. Aquí si se encuentra a multitud de personas que dedican su tiempo libre a realizar las tareas más diversas: Gestiones con entidades privadas e instituciones públicas, comunicación con medios, mantenimiento de web, solicitud de instalaciones deportivas, compras, tesorería, secretaría, las propias de los delegados de equipos, segundos entrenadores, entrenadores de porteros, instalación y recogida de publicidad de los partidos…y así hasta una infinidad de trabajos todos ellos sin remunerar, además de contar con las preocupaciones de tener que afrontar pagos o atender a las preocupaciones lógicas de los padres de deportistas. Por supuesto que todo lo mencionado no tiene precio.

También hay que decir que en el caso de un club deportivo, el tema económico funciona de distinta manera a los negocios que hemos puesto como ejemplos anteriormente. Aquí intentamos hacer un presupuesto todos los años sin saber qué nos vamos a ir encontrando a lo largo de la temporada: Que algún patrocinio falle, que los eventos organizados para recaudar dinero no funcionen como pensábamos, que nuestros equipos lo hagan tan bien que se clasifiquen para los Campeonatos de España o que venga el Covid 19 y nos mande al traste todos nuestros planes. Hay una gran cantidad de variables tanto en gastos como en ingresos que hacen modificar lo presupuestado. Así y todo, calculamos una cuota que sea llevadera para los padres y a partir de ahí la directiva y simpatizantes del club se ponen a buscar dinero donde cuesta mucho trabajo encontrarlo.

Por supuesto que sin la aportación de las familias desarrollar la actividad de un club como el nuestro sería del todo inviable, pero queremos decir, con lo expuesto anteriormente, que los gastos que tienen nuestros deportistas no están nunca cubiertos en su totalidad con los ingresos de los padres. Hay equipos que se aproximan más y otros que están muy alejados. Depende mucho de la competición que se juegue. Nuestro Club en concreto, desde sus inicios, ha tenido un punto de vista solidario al respecto y hemos igualado las cuotas lo más posible para que todos puedan practicar nuestro deporte. Así y todo, repetimos, ningún equipo cubre sus gastos exclusivamente con los ingresos realizados por los padres de los jugadores. Voy a enumerar algunos de esos gastos: Gastos federativos, Seguro de accidentes, viajes, arbitrajes, material deportivo, alquiler de instalaciones, gratificación a entrenadores, nómina y gastos del Director Deportivo, gastos de oficina, agua, megafonía, etc.

Por todo ello, invitamos a todos a que asistan a las Asambleas Ordinarias del Club, que por cierto este año se está atrasando mucho por motivo del Covid 19. En ellas ofrecemos siempre las cuentas del Club con toda claridad y transparencia. Es una cita importante para los que componemos esta entidad que es de TODOS.

JUNTA DIRECTIVA DEL CLUB BALONMANO CIUDAD DE ALGECIRAS.